Carne de potro de la montaña Alavesa

Publicado en
0

 

Potro AlavesEs la carne de potro de una raza autóctona, el Caballo de Monte del País Vasco, reconocida oficialmente mediante la publicación de la reglamentación especifica del “Caballo de Monte” en el Boletín Ofical del País Vasco de 16 agosto de 1999. Esta reconocida en la Unión Europea como raza en peligro de extinción.

Las yeguas de monte presentes desde tiempo inmemorial siempre fueron el nexo de unión entre pueblo y montaña. Las pequeñas yeguas de escasa conformación que pastaban durante todo el año sin apenas atención del ganadero dieron paso en la primera mitad del siglo XX a animales mejor conformados para las tareas agrícolas. En la actualidad las yeguas y sus crías siguen pastando libremente en montes comunitarios. Los potros nacidos en libertad, son alimentados únicamente con la leche de sus madres hasta su destete con unos seis meses de edad. Una vez destetados son alimentados con pastos, forrajes y cereales hasta alcanzar 12-16 meses de edad. Las canales de potro tienen un peso medio de 165 Kg.

La carne de potro es tierna, baja en grasas y rica en hierro y glucógeno. Estas características la hacen idónea para una dieta sana y equilibrada. Consumir esta carne no es solo degustar un producto saludable y bueno; es contribuir al mantenimiento de una ganadería respetuosa con el medio ambiente y con el bienestar de los animales, es contribuir al sostenimiento de una Comarca con hondas raíces culturales que anhela un desarrollo respetuoso con su pasado.

Producción

Área histórica de producción

La montaña alavesa es una comarca que agrupa a más de 50 pequeños pueblos alaveses en el País Vasco, colindante con Navarra, Castilla y La Rioja en el norte de España.

Elaboración en el área histórica de producción

Durante el 2006 se ha comercializado unas 50 cabezas (8.000 kilos canal) a través de tres carnicerías locales y diversos intermediarios catalanes e italianos principalmente.

En el 2007 se ha puesto en marcha la Comunidad de la Carne de Potro de la Montaña Alavesa formada por ganaderos y consumidores, con la filosofía de slow food de conformar “coproductores”, cuyo objetivo además de fomentar el consumo de esta excelente carne es buscar nuevas iniciativas para la comercialización próxima y consumo en fresco o congelado de esta carne. Con este sistema de venta no solo se consigue una estrecha relación entre productor y consumidor, sino que garantiza el consumo de un alimento bueno, justo y limpio. Bueno por su calidad intrínseca, justo por su precio y limpio por su origen conocido y natural.

Deja tu comentario con

Escribe un comentario

Todos los campos con * son obligatorios.

*

Loading Facebook Comments ...