El origen del Convivium Slow Food Araba-Álava se remonta a la primavera del 2005, cuando un grupo de personas de Álava decidieron continuar el trabajo iniciado en Turín, después de asistir a la Feria del Salón del Gusto, que bianualmente celebra Slow Food Internacional y de participar en Terra Madre, congreso mundial de Comunidades del Alimento.

En Terra Madre 2004, se dieron cita 5.000 campesinos, ganaderos, artesanos y amantes de la buena y sana gastronomía, compartiendo la misma filosofía, y un modo nuevo y diverso de entender la producción de alimentos: atento con los recursos ambientales, los equilibrios mundiales y la calidad de los productos. Se trataron los grandes temas que nos preocupan de manera especial: la biodiversidad, el hambre, la pobreza, el agua, la sostenibilidad, las tecnologías tradicionales, la agricultura biológica, el papel de las mujeres, los vínculos entre desarrollo de las economías rurales y la prevención de conflictos y en definitiva se expusieron las experiencias positivas llevadas a cabo en diferentes países para solucionar problemas comunes.